RSS

Recargando pilas

Adoro los sábados. Los pajaritos cantan. Las nubes se levantan. NO ESPERA! LO QUE ESTÁN LEVANTANDO ES LA ACERA DE MI CALLE!!! JUSTO DEBAJO DE MI VENTANA!! Lindo ruidito que me ha despertado a primera hora de la mañana......... ¿No os encanta el sonido del taladro contra el asfalto? A mi me vuelve loca...

Ayer mi cuerpo dijo BASTA. De regreso a casa por la tarde ME DORMÍ EN EL METRO. Jajaja qué triste..... Menos mal que me di cuenta a tiempo y no me pasé la parada. Pero en cuanto llegué a casa me metí en la cama, me pegué una siesta histórica (de esas con PIJAMA), y solo salí un ratito para cenar, porque el olor de la pasta llegó hasta mi habitación y me sacó de allí casi levitando. Al final he dormido en total unas 10 horas, que es lo que mi cuerpo llevaba pidiendo a gritos desde que llegué aquí.
Lo malo es que me perdí una noche de viernes en Toronto, pero bueno, aún queda la noche del sábado, NO ESTÁ TODO PERDIDO!!

Como la pereza ha vuelto a poder conmigo, tenemos que remontarnos hasta el jueves para empezar a contar historias. Os dejé con la noticia de que mis compañeros españoles me arrastraban a un bar pijísimo un jueves por la noche. Pero para que entendáis lo reventada que estaba, tengo que contaros qué hicimos el jueves por la tarde. Como ya os adelanté fuimos a la CN Tower. A pesar de ser el símbolo de la ciudad, no es más que un mirador muy alto. Subimos, dimos unas cuantas vueltas, nos sacamos unas fotos y acabamos bastante rápido.


(Se ve Torontontero!!)


Entonces alguien tuvo la genial idea de seguir hacia Chinatown. Después de dar más vueltas que una peonza buscando cómo llegar, encontramos un tranvía y nos plantamos en el barrio chino. A los chicos les hizo mucha gracia, nos metimos en un super que olía a rayos, cotilleamos por todos los bazares, pasamos un buen rato. Aunque cuando conoces barrios chinos de otras ciudades como San Francisco o NYC, este se convierte en... "las tres calles chinas".



Yo después les despisté y me fui a dar un paseo por mi cuenta. ¡¡Y ENCONTRÉ UN BARRIO INCREÍBLE!! Kengsinton Market, justo a espaldas de Chinatown. Es un barrio hippie-bohemio lleno de artistas y grafiteros, con tiendas de ropa vintage A-LU-CI-NAN-TES, niños vendiendo limonada en la calle, puestos de comida latina... Me pareció un pequeño oasis dentro de la locura de la gran ciudad. Entré en una tienda y conocí a la vendedora (que por cierto, llevaba un look AÑOS 50 ESPECTACULAR), y me estuvo contando la historia de algunos trajes, de dónde conseguían los sombreros y los zapatos... Me lo pasé como una enana cotilleando entre camisas hawaianas, vestidos de baile de promoción de los 60 y 70, faldas con vuelo tipo PIN UP y cajas llenas de sombreros y tocados. Los precios, de risa. Pero claro, qué hago yo en mi casa con un vestido de los años 40 o una camisa con chorreras??




Después de patearme dos barrios enteros, los pies me echaban fuego, así que pillé el tranvía de vuelta a casa (en realidad dos tranvías y un autobús). Cuando por fin llegué y me senté en el porche, recibí el mensaje maldito: "esperamos que esta vez vengas, porque no se te ve el pelo. Fdo: TU COORDINADORA"... Casi me da un patatús. ¿¿Bajar al centro otra vez?? La presión fue tal que cené como un pavo, me lavé el pelo corriendo en mi bañera (peligro de inundación!!), me vesti y salí volando. Perdí el bus así que eché a andar hasta la parada de metro (os he comentado el estado de mis pies, no?? Pues TOMA 15 MINUTOS DE CAMINATA)

Pues bien, después de unos 40 minutos de trayecto hasta el centro, llegamos al bar y estaba CERRADO EN EXCLUSIVA PARA UN EVENTO PRIVADO. Fantástico. Pero no hay problema, esta gente son auténticos PARTY ANIMALS y se conocen todos los bares de la ciudad, así que rápidamente encontramos otro lugar: una terraza abarrotada que se llama HEMINGWAY'S. La verdad es que el rato que pasamos allí no estvo nada mal, y el bar me habría encantado si no me hubieran cobrado 10 dólares por una cerveza (ouch!!). Pero bueno, agradecí, dentro de todo, pasar un rato entre gente de 25 a 35 años, ya que últimamente mi círculo se reduce a chicos por debajo de los 20...
Al salir de allí a eso de las 11 y pico, esta gente se fue a buscar el segundo bar, y yo DESERTÉ EN CUANTO PUDE. Vi una parada de metro y me escurrí hacia ella cual lagartija. Acabé llegando a casa a las 00:00...
Asi el viernes cuando me desperté tenía un sueño de la muerte......

La actividad del viernes no estuvo mal, fuimos al museo de ciencias. Me gustan los museos en los que puedes experimentar y toquetear botones, pero mi estado era de tal decrepitud que no lo disfruté todo lo que hubiera querido.


Y así llegamos al punto en el que, de regreso a casa me dormí en el metro, y luego me pegué la siesta que llevaba días esperando. Y hoy sábado SOY UNA PERSONA NUEVA. El plan para hoy es ir a St. Lawrence Market (un mercado antiguo en la zona vieja de la ciudad) y luego ir a Yorkville, hacia el norte, que es la zona donde me arrastraron el jueves y tenía una pinta muy buena! Por la noche hay un festival mexicano en el puerto, así que iré con Gina (mi compi mexicana). ¡ORALE! Mañana prometo actualización y fotos sin falta.

Una semana para volver a casa................... y yo que me quedaría aquí todo el verano!!!

4 comentarios:

jazz dijo...

Al ver las fotos de hoy parece que he vuelto a mis años mozos. Esas camisas con chorreras eran lo mas en mi epoca ¡¡¡ Bueno niña, sigue currando y disfrutando como hasta ahora y espero a tu siguiente blog. Besotes y apapachos

MariaG dijo...

Jaaaaaaaaajajajajajajaajaja! Padre, no te veo yo a ti con esas pintas.... ¡¡A VER DONDE ESTAN ESAS FOTOS!! :)

Víctor dijo...

Garijos, una camisa de chorreras NUNCA está de más en el armario!!!!! ^_^
Y menos si es barata!!!

Carlota dijo...

Oyeeeeeeeeeeeee, que bonito el mercadito ese hippie, que envidia!!!! Yo me voy uns dias pero no se a donde, estoy en proeso de inspiracion por internet, jijijijiji.

Mi amora, lo de dormir para otro dia y sal!!!!!!que ya dormiremos pero eternamenteeeeeeeeeeeee!!!!

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Publicar un comentario